WhatsApp, ¿dictado o escrito?

La opción que ya llevan Android e iOS desde hace tiempo, la potenciará Apple en sus iPhone con iOS 8: con un dictado de voz y  el mensaje que se recibe es de texto, en catalán, castellano, inglés o chino normativo. El debate que se abría la semana pasada era si cada vez escribiremos menos, que si al final no sabremos ni escribir. Mi opinión es que escribiríamos mejor que ahora y que leeríamos más, dos destacados podios con una sola acción. La transcripción no sería con carácteres acortados o especiales como ahora, de entrada leeríamos más porque el texto sería más largo y de extensión más “literaria” que “de tuit”, y nos ahorraríamos ir embobados por la calle escribiendo un mensaje, hablaríamos solos, que más de uno ya lo hacemos. Leer palabras con acentos, apóstrofes, construcciones con puntos y comas… En definitiva, una delicatessen de relato breve escrito por un buen amigo/a. Así lo deseo, pero la pregunta clave es si esta facilidad de hablar y enviar ganará a la actual de escribir con carácteres especiales (sevillanas, cacas que ríen o manos que aplauden) y emoticonos (emociones de tecleo ultrasónico).

Nos volvemos a encontrar con una situación parecida a la aparición del SMS que parecía que no triunfaría; escribir un texto minimalista en lugar de hacer una llamada (en muchos “planes” de las operadoras es gratuita!) y resolver la conversación en unos minutos. Parecía destinado a tener una vida muy corta y no ha sido así. La misma aplicación (WhatsApp), comprada por el nuevo rico (Facebook), con este modelo de negocio es el más claro exponente del éxito de las aplicaciones de mensajería. Estaremos atentos a qué decide el pueblo. De momento los textos breves y el lenguaje escrito y universal de los emoticonos (sobre)vive con una salud de hierro. Larga vida al microblogging!

Sobre triatlones digitales

Es domingo, son las 7:45 de la mañana. Me asomo al balcón y veo los últimos triatletas yendo hacia la playa y me vienen a la cabeza una serie de pensamientos que expondré.

Detecto muchas similitudes entre una triatlón y en lo que ella se respira y los tiempos digitales que estamos viviendo. Este deporte que ha arraigado tan fuerte en Calella, oíamos hablar en TV3 un día al año cuando hacían el Ultraman tal ciudad y hablaban de Maratones (de New York, London, de Boston, … ) y allí veías Arcadi Alibés. Aquello era lo máximo a lo que aspiraba un runner amateur. En cambio ahora parece que una triatlón pueda hacer cualquier amateur; me explico, cuando ya hace 3 o 4 triatlones que ves pasar por delante de casa, muchos deportistas amateurs, no profesionales, nadando 3,8 km , rodando 180 km sobre la bicicleta y finalmente una Maratón (42,195 km) , parece un pim-pam de domingo. Pues no (evidentmente!), es un sobreesfuerzo humano extraordinario que para muchos, como un servidor, no podemos ni llegar a imaginar, nos vemos a poca distancia de la arena de la playa al cabo de unos minutos del inicio de la carrera diciendo “no , yo ya no puedo más.. ahora salg …”. Bueno, es un esfuerzo físico y psíquico bien valorado este inicio de siglo que hace unos años atrás podría haber sido rechazado o criticado.

Hace unos días Google celebró su 15º aniversario y si miramos atrás, en sus inicios, vemos que el cambio era pasar de la búsqueda habitual que hacíamos en Yahoo! o Netscape o Altavista a la de Google y nos maravillaba los pocos segundos que tardaba en hacerla. Una novedad, un cambio, un reto, una adaptación importante en tiempos de bastante calma digital aunque estamos hablando de los tiempos de la caída de las puntocom (Tierra, Napster), pero si lo relacionamos con lo que estamos viviendo los últimos 6 años es incomparable . Estamos inmersos en una multitriatlón digital : Facebook, Twitter , Google+, LinkedIn, Gmail, Skype, WhatsApp, … y en el día a día tenemos una cantidad elevadísima de información que nos pasa por delante de la multitud de pantallas que tenemos al alcance.

Esta triatlón digital vendría encabezada por las tres pruebas diarias más duras. El Twitter sería una muestra de prueba inicialmente dura y con la que experimentas y ves que allí está el mejor de la era actual: información valiosa, máxima actualidad y también diversión y entretenimiento. Es duro, mucho. Hace falta entrenamiento y constancia porque no es el medio más cómodo donde nos gustaría movernos. Twitter puede llegar a ser nuestro principal motivo para conocer nuestros límites en las redes sociales. Podría ser el Swim.

El Facebook, es aquella prueba diaria que parece fácil pero que te ocupa bastante horas y pensamientos, parece que no lo trabajas porque no pide mucho esfuerzo pero en el fondo estás dedicando muchas horas, quizá demasiado, pero también sirve de entrenamiento y se hace bastante agradable. Tienes unos juegos online que te permiten entrenar con los compañeros de red. Siempre encontrarás algún compañero que te parecía que quisiera jugar pero que prefiere entrenar mirando las fotos de sus compañeros de EGB , cada uno hace su entrenamiento personal como cree . Podría ser la Bike .

Finalmente, los grupos de WhatsApp . Son la búsqueda de los límites psicológicos , el ” hasta dónde puedo llegar “, el ” me queda poco , lo conseguiré ” pero siempre hay un nuevo WhatsApp . La prueba definitiva de que si la superas serás un Finisher . Quién nos hubiera dicho hace 10 años que estaríamos pendientes de enviar y recibir mensajes cortos con la velocidad que lo hacemos y en cualquier situación . Sería el Run .

En definitiva, para todo hay un aprendizaje , una digestión de los nuevos conceptos , un entrenamiento y también una intuición para hacer de nuestras aficiones una actividad de alto rendimiento , y parece que los tiempos que estamos viviendo , o bien nos lo piden o bien nosotros hemos hecho esta interpretación que si bien en principio parece arriesgada y excesiva , también es palpable que una mayoría silenciosa se ​​pone las pilas para hacer estas animaladas reales o virtuales . Bienvenida # challengebcn , nos seguimos en Instagram ! .

Artículo publicado en rebat.cat el día 10.06.2013